Monthly Archives: diciembre 2015

La Ciudad Desde Pirotecnia 0 criticaron al Municipio por la realización del Tandil Brilla

Sin-título-23

Mabel Favasuli, integrante de Pirotecnia 0, habló con “Tandil Despierta” y manifestó el rechazo del grupo a la realización del evento Tandil Brilla en los primeros minutos del 2016. “En primer lugar estamos sorprendidos, porque lo que nos habían informado en marzo es que iban a generar un proyecto para regularizar la pirotecnia. Esperábamos una mejora, pero por algo se demoró en darse a conocer el evento. Se anuncia primero el concurso fotográfico y luego el Tandil Brilla”, aseguró.

Preocupa a vecinos la falta de agua en la zona de “La Movediza”

Caño sin agua.

La dramática situación comenzó el sábado a la mañana. Dicen los vecinos que ocurre desde las primeras horas. Las altas temperaturas aumentan el consumo, baja el caudal en las cañerías de calle y quienes no tienen tanque se quedan sin el líquido vital. (Por abchoy)

Trabajadores del Cementerio se movilizaron para reclamar mejoras salariales

4-loc-1-810x540

Frente a una situación definida como “compleja y delicada”, marcada por la actividad que realizan, un grupo de trabajadores del Cementerio municipal salió ayer a hacer visible su reclamo por mejoras salariales. (por el Eco de Tanidl)

Los medios comunitarios de Tandil queremos que se aplique la Ley

foto07-big

Como venimos reclamando desde años, los medios comunitarios queremos que se aplique la ley en su totalidad.

El decreto firmado por el Presidente Mauricio Macri recientemente, en el que se pasa la AFSCA al ámbito de un ministerio del poder ejecutivo, cuando es un ente creado por ley del congreso, autónomo y autárquico, sumado a las graves declaraciones del Ministro de Comunicaciones Oscar Auad donde declara que no aplicara la ley, dejando a la voluntad del libre mercado la suerte de los medios de comunicación, nos obliga a gritar una vez más y bien fuerte: ¡QUEREMOS QUE SE APLIQUE LA LEY!

Feria de la Economía Social y Solidaria navideña en el Centro Cultural

20151216_feriaverde

Los días sábado 18 y domingo 19 de diciembre de 16 a 22.00hs se realizará en Tandil la tradicional Feria Navideña de la Economía Social y Solidaria en las instalaciones del Centro Cultural Universitario, Yrigoyen 662.

Radio abierta en defensa de la Ley de Medios

20151216_nosetoca

En consonancia con las movilizaciones que se realizarán en todo el país, se convoca a Organizaciones Sociales, Políticas, Gremiales, Medios de Comunicación, trabajadores y trabajadoras de prensa así como a ciudadanos y ciudadanas de la ciudad de Tandil a manifestarse en defensa de la plena vigencia de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual N° 26.522 que recientemente fuera cuestionada por un Decreto de Necesidad y Urgencia del Gobierno Nacional.

TANDIL ES MARXISTA – Vergüenza y silencio; Estado y capitalismo en una escena

descarga

La Justicia no probó que haya delito en una ocupación de tierras pero desalojó a los ocupantes como si lo cometieran. La Justicia no demostró que esas tierras pertenezcan legítimamente al neo empresario Mario Cerviño, quien salió a reclamarlas como propias, pero salió en su defensa y le restituyó su reclamo. La Justicia no demostró que las denuncias en su contra de Griselda Altamirano sean falsas, pero las desestimó.

Tampoco demostró que sean falsas las denuncias del entramado de corrupción política con la tierra en Tandil, que sale desde el municipio y recorre escribanías y juzgados hasta cerrarse en falsos dueños e ingenuos compradores, pero las desestimó. La Justicia no pudo definir (no quiere) a quién pertenecen tres manzanas de toda esa toma, tres manzanas que ni Cerviño reclamó -que peor aún en primer momento se le atribuyeron a la jueza Berkunsky, también vecina de otros lotes que fueron de Tandilia en Villa Cordobita…-, pero por las dudas se las otorgó a una presunta “Asociación de (buenos) vecinos de Cerro Granito” que legalmente no existe pues no tiene personería jurídica ni tampoco se sabía de su existencia con anterioridad a la toma. En un hecho vergonzoso el sistema político dejó completamente desprotegidas a un centenar de personas pobres de la clase trabajadora frente a 400 policías que los fueron a desalojar cueste lo que cueste y preparados con armas y vehículos para eso. Ese día del desalojo ocurrió la ignominia de que no estuvo presente un intendente ni nadie del gobierno municipal, ni un político de cualquier fuerza –radical ni peronista-, ni el fiscal de la causa, ni juez ni un abogado y ni siquiera una organización de derechos humanos para aunque sea salvaguardar vidas en lo que pudo haber sido una tragedia. Hay que añadir que Hugo González de la CTA (Central de Trabajadores de Argentina) ofreció la mediación: un mes antes al municipio y un día antes al fiscal Piotti, pero lo rechazaron. Incluso ese día González junto a unos pocos estuvieron hasta último momento intentando mediar para que no haya violencia. Solos y a su buena suerte, enfrentados a un enorme despliegue policial, quedó claro que para el sistema y el estado capitalista los pobres no valen nada. Y que si luchan como clase y no se resignan al destino de mierda que el sistema les tiene asignado, aún valen mucho menos.

Muy pocos nos tomamos la molestia de ir a conocer y saber quiénes eran las cien personas que estuvieron manteniendo la ocupación en carpas y precarios ranchos durante ochenta días. Primó la indolencia, el abandono y el prejuicio sobre todas las cosas. Nadie quiere averiguar quiénes son, por qué lo hacen ni mucho menos qué pasa con la tierra en Tandil. Toca intereses muy grandes. Tan grandes que el Estado mostró bien claro su carácter de clase: el Estado se mostró como la estructura legal que se dan las naciones para consolidar los sistemas de dominio de una clase sobre otra. Y así fue, ese día la justicia, el sistema político y las fuerzas de seguridad -¡la santa trinidad!- estuvieron abroquelados de un mismo lado, fueron un solo equipo sin fisuras en contra de los cien rebeldes que buscaron por su cuenta el pedazo de tierra que no tienen y les corresponde. Pero eso sí, como siempre, el trabajo sucio se lo dejaron a los policías y gendarmes, gente tal vez de la misma clase social que los “sin tierra” pero dispuestos a cualquier cosa, mientras la justicia y los políticos la vieron desde lejos, cómodos, por las noticias y por los drones que sobrevolaron el escenario. Las fuerzas de seguridad como brazo armado de la clase rica, nunca de los pobres y la clase trabajadora. Eso quedó claro una vez más.

A quien quiera sacarse la venda de los ojos quedaron a la vista muchas miserias humanas, una gran corrupción y cómo reapareció el bipartidismo en Tandil asegurando el orden social reinante, injusto e indiferente al dolor de los que nada tienen y a su reclamo cuando se trata de cuestiones estructurales: están muy bien los pobres cuando lloran y se conforman con parches, pero cuando piden cambios profundos en serio, actúan por su propia cuenta –sin ningún fondo del estado ni de ningún gran aparato político o social- y no se conforman con cualquier cosa ahí son un problema. Cuando dejan de ser domesticados y funcionales a los que los someten o a un proyecto político instalado son un problema. Ejemplo: en Movediza hay noventa familias tomando lotes sobre un gigantesco hormiguero de tierra: ya un deslave se llevó media casa. Pero allá lejos, pobres entre pobres, ¿a quién le importa? Allí sí se pueden tomar tierras de poco valor inmobiliario y allí no molestan.

No reinará la paz en el mundo mientras no haya justicia e igualdad. El sistema y el consumo desenfrenado sigue alimentando ese vano sueño de felicidad que tiene en los countries el gran lugar de éxito social, y como contrapartida el gran lugar de violencia acumulada: alambres electrificados, cámaras, rejas, alarmas, guardias de seguridad y botones antipánico para vivir mejor. ¡Linda energía ahí adentro, qué buena vibra loco! No ha de faltar quien practique técnicas orientales para buscar serenidad interior entre esa linda vecindad.

 

La toma puso en primer plano el problema de la vivienda y la tierra, la falta de política pública, la demanda habitacional donde esta toma fue la punta de un iceberg de miles de personas sin casa. Denunció negociados y corrupción que se debería investigar hasta las últimas consecuencias pero con una justicia independiente si es que existe. La toma cuestionó la forma en que se produce riqueza inmobiliaria en las sierras. La toma también evidencia que en estos doce años de relato épico del gobierno kirchnerista quedó pobreza oculta y no tocó la concentración de la tierra: ¿alguien podría corroborar si en Tandil el 1% de la población posee 450 mil hectáreas?, mientras en el país en diez años se pasó de 10 a 20 millones de hectáreas sembradas de soja. Y la toma, sobre todo, recordó que la rebeldía no tiene dueños ni está muerta. El movimiento ocupa de Villa Cordobita puso en primer plano dos cosas: primero, que en Tandil hay un Estado y un sistema que nos roba a todos: se consiguen a escondidas y traficando influencias tierras abandonadas por sus verdaderos dueños pero no se las usa para solucionar problemas de vivienda sino para hacer millonarios negocios inmobiliarios que son ilegales. Eso y no otra cosa es el affaire Tandilia. Y segundo, que el kirchnerismo no es capaz de reconocer lo que no fue capaz de solucionar y mucho menos de reconocer luchas centrales contra el poder que discurren fuera de su aparato. Algo lamentable cuando se habla de pueblo y de que la patria es el otro.

 

Conociendo el sentido común tandilense perfectamente sé los denuestos que provoca esta columna de opinión. Me encantaría que fuera diferente y los conflictos se solucionaran en plan hipie y pacifista. Pero acá, hoy y mañana, ese sueño sólo se concretaría si los que más tienen asumieran los costos sociales del sistema en que vivimos y propusieran algún proyecto de igualdad social. Eso no sería otra cosa que desprenderse de cosas materiales. No veo a las clases dominantes y a sus clases subsidiarias (y sobre todo aspiracionales) en ese plan. Los que nada tienen sólo poseen la bronca y la lucha. Y allá van.

 

Atentamente, Gustavo Primucci

DNI: 92.337.870

El paro del transporte rural seguirá hasta que cobren junio

res_7loc3-810x552

El conflicto con los transportistas rurales continúa sin resolverse, ya que el viernes los empresarios dialogaron con funcionarios del Consejo Escolar pero aún no tienen respuestas. Por lo tanto, el paro continúa el miércoles y hasta que cobren al menos lo que les adeudan del mes de junio. (por el Eco)

Trabajadores del Centro de Referencia en defensa de las políticas de inclusión

images

“Los trabajadores /as del Centro de Referencia Tandil del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación nucleados en la Junta Interna ATE MDS y SENAF hemos resuelto adherir a la jornada nacional de movilización por la defensa de nuestro trabajo y de las políticas de inclusión con las que trabajamos.

Somos trabajadores que durante años hemos desempeñado nuestras funciones ininterrumpidamente. Nuestro principal reclamo es la planta permanente. Hoy la Ministra entrante Carolina Stanley define prorrogar nuestros contratos por seis meses llevándonos a una situación de incertidumbre y precarización que atenta contra nuestros derechos como trabajadores.

El día 3/12 realizamos paro y convocamos a concentrar en Alem 781 a las 12.30 hs.
Como en todo el país, abrazamos las políticas públicas con los trabajadores adentro. Porque Unidos somos fuertes, agradecemos a todos los trabajadores que se solidarizan con nuestra causa.

Tandil, 2 de diciembre de 2015.”

La foto que retrata

Desalojo-15-800x437

130 familias pelean por la posibilidad de tener una fracción de tierra en una ciudad cada día más injusta y dos  policías sonrientes, en medio de un operativo de desalojo, con todo el grado de violencia que tiene detrás, se sacan  una foto.

Seguramente el paisaje que se retrata detrás del sillón rojo sea precioso, pero también es el paisaje de la desigualdad, de la estigamatización, de la precarización y de la pobreza. De esa pobreza sufrida que no termina sino que cada día se hace más palpable.

130 personas tomaron una decisión compleja, arriesgarse al prejuicio del “tandilin”  que los iba a tildar de delincuentes y de “ñoquis”. Que agarren las palas, yo pago mis impuestos, que se vayan a laburar y un sinfín de etcétera  recorrieron los medios de comunicación, las charlas de café y los encuentros casuales en fruterías. Mientras tanto 130 familias no tienen tierra.  Conocemos solamente a estos 130 porque tomaron esa decisión difícil, que fue mucho más fuerte que el prejuicio y la estigmatización de la pobreza que recorre a la ciudad serrana.

Miles otros aún no pudieron tomar esa decisión. Mientras tanto, dos policías se sacan felices una foto, seguramente ellos también alquilan, tienen un sueldo miserable y pauperizado. Pero están felices, felices ante la tragedia ajena.

fotográfia de Nicolas Procopio