Vecinos del barrio 30 Años de Democracia, preocupados por los montos de las cuotas y la humedad en las casas

5loc_850x580

A poco más de un año de la entrega formal de las casas del barrio 30 Años de Democracia, los adjudicatarios ya están teniendo algunos problemas en relación a la construcción de las propiedades y al aumento de las cuotas que tuvieron desde que se mudaron. A pesar que es una situación que sufren todos los vecinos, a algunos los afecta en mayor medida que a otros, por lo que ya manifestaron los reclamos al Municipio y a la empresa constructora. (Por el eco)

El Eco de Tandilrealizó una recorrida por el barrio, situado en la prolongación de la avenida Actis en la zona norte de la ciudad, donde dialogó con algunos vecinos preocupados por la situación que están atravesando.

Cabe recordar que allí se construyeron en total 52 plateas, de unos 89 metros cuadrados cada una, sobre las que se asentaron las viviendas, las cuales fueron entregadas en diciembre de 2013. Las 38 unidades de dos dormitorios tienen una superficie de 50 metros cuadrados cubiertos, mientras que las 14 casas restantes de tres habitaciones son de 61 metros cuadrados. En su momento, las autoridades comunales eligieron un sistema de construcción industrializada llamado Steel Framing el cual permitió generar modelos de viviendas modernas y confortables, a la vez que posibilita ampliaciones y reformas de manera rápida y sencilla.

Sin embargo, los adjudicatarios empezaron a dudar de los beneficios de ese sistema cuando se encontraron con problemas de filtraciones, tanto en el techo de las viviendas como en el piso. Eso provocó que la humedad llegara a las paredes de algunas casas resultando muy difícil de combatir y hasta en casos puntuales, generando algún tipo de problemas de salud producto de lo húmedas que resultan las habitaciones.

Sobre todo, la preocupación radica en que este sistema se supone que consiste en levantar la estructura metálica sobre la platea de hormigón armado y luego ir revistiendo las paredes con diferentes elementos, como si fueran “capas de una cebolla”. Por lo tanto, cada uno de estos elementos está destinado a cumplir distintas funciones para obtener ambientes confortables, barreras contra la humedad ascendente, contra el viento y el agua, evitando también puentes térmicos; pero eso es algo que los vecinos no están pudiendo apreciar.

 

Incremento en las cuotas

 

Otro de los puntos relevantes es que cada adjudicatario abonó en dos pagos un adelanto de 17 mil pesos para las viviendas de dos habitaciones y de 22 mil para las de tres habitaciones, además de las cuotas que serían de 1.700 y 2.200 pesos respectivamente y comenzaron a cobrarse al momento de ocupar la casa.

A los pocos meses de la mudanza la cuota para la casa de dos dormitorios pasó a ser de 2.080 pesos y hoy ya está cerca de 2.600 mientras que, quienes cuentan con tres dormitorios, al día de hoy la cuota sobrepasa los 3.200 pesos. Por lo tanto, el aumento de la cuota, a poco más de un año de la mudanza, fue de aproximadamente del 50 por ciento del monto inicial.

Si bien al observar los montos no parecen ser tan altos comparándolos con el dinero que tendrían que aportar si pagasen un alquiler, la preocupación surge por el nivel de incremento con el que se están dando las cuotas. Es real que los propietarios conocían que una vez al año tendrían un aumento que se desarrollaría de acuerdo al índice de construcción, pero al año y dos meses de haberse mudado ya sufrieron dos aumentos.

La inquietud también versa en que los aumentos no tienen relación con los sueldos que presentaron al momento de adjudicarles la vivienda, los cuales ocuparían un porcentaje del crédito. De esta forma, el temor de los propietarios es que los sueldos no crezcan en relación a la cuota y aparezca la posibilidad de no poder pagar si el incremento continúa a ese ritmo.

Por otro lado, al momento de la mudanza, los propietarios tenían la opción de pagar el crédito durante 10 años o abonar la vivienda en su totalidad con un costo estipulado de cerca de 200 mil pesos. Hoy día quienes quieran cancelar el crédito en su totalidad lo deben hacer con 300 mil pesos, por lo que ese incremento también desmotiva a quienes tenían intención de poder hacerlo.

 

Reclamos

 

Con respecto a las filtraciones y la humedad en las casas, distintos vecinos se manifestaron tanto en el Municipio como en la empresa García De Lillo Construcciones y a la arquitecta que dirigió la obra, Mónica Mondillo, para que les den una explicación y les arreglen la problemática.

En algunos casos la empresa ya se hizo cargo de los arreglos mientras que en otros están a la espera de la respuesta ya sea de la constructora como del Municipio, que es con quien finalmente firmaron el contrato.

Por último, están expectantes sobre lo mencionado anteriormente en relación al incremento de las cuotas, ya que surgió como inquietud de algunos adjudicatarios y que se replicaría en casi todo el barrio. v

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *