Crítica situación de las Bibliotecas Populares de Tandil

biblio1-400x300

Nuevamente la Asociación de Bibliotecas Populares Tandilia desea difundir la crítica situación que está atravesando las bibliotecas de la Provincia de Buenos Aires, y de nuestra ciudad en particular.

Desde el mes de enero, 13 de nuestras 23 bibliotecas no reciben las subvenciones que el Gobierno de la Provincia, a través de la Dirección de Bibliotecas de la Secretaría de Cultura provincial debe enviar por ley. Esto implica, así, un atraso en los cobros de casi seis meses que hacen insostenible la continuidad de las bibliotecas.

Hace apenas unas semanas anunciábamos que ya algunas bibliotecas iban disminuyendo sus horarios de apertura, dado que las bibliotecarias y bibliotecarios a cargo no están cobrando sus salarios debido al atraso en el cobro de las subvenciones. Hoy, con mucho pesar, anunciamos que ya están cerrando sus puertas y suspendiendo sus actividades numerosas bibliotecas de la ciudad de Tandil.

Esto representa un nuevo golpe para la cultura de nuestras comunidades. La diversa actividad cultural que las bibliotecas llevan adelante (actividades de promoción de lectura, de escritura, apoyo escolar, talleres de teatro, cursos de formación profesional, entre otras tantas) se ve críticamente afectada dado que se hace imposible sostener los costos, el pago a los talleristas, los servicios, etc.

Diversas noticias han circulado respecto a posibles plazos de cobro de las subvenciones: primero, que sería en el mes de mayo, luego, los primeros días de junio. Actualmente, ninguna promesa ha sido cumplida.

Desde la Asociación de Bibliotecas Populares reclamamos el cobro inmediato de lo adeudado a las diferentes instancias estatales implicadas. Asimismo, y con igual vehemencia, exigimos la inmediata reglamentación de la nueva ley de Bibliotecas, 14777/15, que aún no ha sido puesta en marcha y según la cual se actualizarían los montos recibidos (que en la actualidad son sumamente escasos dada la situación crítica de aumentos de tarifas, servicios, mantenimiento, insumos, material bibliográfico), entre otros aspectos de suma importancia para la vitalidad de las bibliotecas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *