“La iglesia cumplió un rol claro en ayudar a crear una imagen del subversivo”. Profeta del Genocidio.

10426732_790058411128739_6236318402868721816_n

En el programa radial “A Pura Chachara” (Fm Nitro Fm 96,3) entrevistaron a Lucas Bilbao, Coautor del “Libro Profeta del Genocidio. El vicariato Castrense y los diarios del Obispo Bonamím en la última dictadura militar” que será presentado este 9 de abril, en la ciudad de Tandil.

El libro, escrito junto a Ariel Lede, aparece como un primer análisis sobre el Vicariato castrense y los capellanes en la Argentina a partir de los diarios personales (1975-1976) de Victorio Bonamín, obispo de las Fuerzas Armadas al comienzo de la dictadura militar.

Lucas Bilbao explicó el contenido del  libro “que hicimos un trabajo histórico sociológico, sobre la relación entre la iglesia y las FAA, cómo ideológicamente la iglesia y las fuerzas armadas en algún momento se cruzan, como ideológicamente permanece esa alianza en el siglo XX, y como durante los 60´ y 70´, son capaces de dar fundamento ideológico a la doctrina que durante el terrorismo de estado, permitió decir esta lucha contra la subversión es justa, hay que hacerla, es para salvar a la república, para salvar a la patria, para salvar a dios en la república. Un poco esa relación está a lo largo de todo el libro”.

A su vez 12924322_222846004740632_3339589702614545446_ncomentó que “en los diarios encontramos las anotaciones que este obispo hace día por día, por ahora fueron publicados de los año 75 y 76. Los cual nos permite dimensionar de una manera mucha más clara, de alguien de “adentro”, un jerarca católico, que conoce al dedillo la dinámica y el clima político, tanto en las FFAA como en la Iglesia Católica… Esas anotaciones nos permitió reconstruir, muchas cosas. ¿Cómo era esa relación entre la Iglesia y la FFAA?. ¿Qué es lo que se está tramando?.”

En este sentido afirma que lo que “más salta a la vista y lo que más puede aportar es sobre la cuestión represiva”. Tal es así que “un obispo que decimos trabajó permanentemente sin descanso por avalar el régimen por legitimar esos hechos represivos, de repente se encuentra con un amigo o conocido viene a reclamar o pedirle intercesión  por algún familiar detenido o desaparecido. Aparece crudamente un sinfín de situaciones en las que pudimos rastrear esa dinámica de trabajo de los capellanes al interior del vicariato en relación a las FFAA, a la sociedad argentina y al Estado”.
Respecto a los diarios del obispo Bonamin aclaró que “este documento es personal, no son documentos institucionales. Lo cual también le genera una riqueza mayor a la fuente. Era un diario personal. La riqueza de este reside en que son anotaciones privadas, que van de un cumulo de situaciones  como la cuestión represiva, el operativo independencia, las torturas y los detenidos que aparecen en la misma sintonía con que se juntaba a almorzar con los familiares, o que va a una ceremonia oficial”.

Respecto a la interpretación similar a la teoría de los dos demonios pero hacia adentro de la Iglesia Católica, Lucas Bilbao refirió que “nosotros sostenemos que uno no puede equiparar las dos iglesias. No se pueden equiparar. Nosotros hablamos del vicariato de una institución, en la que pasaron más de 400 capellanes, con un trabajo permanente bien planificado, de formación y la cuestión educativa en la FFAA no es nueva. En los 20´, 30´ la podemos encontrar y va tomando mayor envergadura.  Al interior de la iglesia se pueden encontrar diferentes corrientes, pero nunca se pueden comparar ni de manera cuantitativa ni cualitativa”.

A su vez aclaró que “hubo un auxilio total del resto de la jerarquía eclesiástica, para contrarrestar la idea de que el vicariato fue una iglesia paralela y autónoma y que se manejó por carriles diferentes. Que nadie sabía lo que estaba sucediendo. Nosotros sostenemos que no, si el 80% de esa fuerza pertenecen a curas que a su vez quienes deciden por ellos son obispos y superiores de congregaciones hay un nivel de información que tiene que saber esos obispos y superiores”.

En este sentido afirmó que  “la iglesia cumple un rol claro en ayudar a crear una imagen el subversivo.  Están las FFAA trabajando pero también la iglesia y los medios de comunicación para construir esa imagen. ”

El investigador respecto a los resabios de la Iglesia en un estado laico aseguró que “el vicariato castrense es una creación a partir de dos estados, del estado argentino y del estado de la santa sede, en el año 1957, el fundamento era la atención espiritual a esa FFAA que recayó solamente en la Iglesia Católica. En un país al menos laico, arrastramos todavía esta cuestión del obispado castrense”.

El libro e presentará este sábado a las 18hs en Pinto 399 con la presencia desde Olga Echeverría y Petra Marzocca.

Audio de la Entrevisa Completa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *