“NOS MATARON OTRA VEZ” Por la Garganta Poderosa

11046732_825435117525353_368893442167011556_n

Y ahora, Gastón. Con los dientes apretados, los dedos acelerados, las palabras atragantadas, estamos escribiendo a las 2 de la mañana, para que todo el mundo sepa que nos acaban de matar a Gastón, que apenas tenía 13 años y que hace tan sólo unas horas había vuelto de su escuela a la casa 96, de la manzana 2, en el barrio Rodrigo Bueno.

Sí, esta villa que tiene congelado su fallo en favor de la urbanización. Sin cloacas y con una prohibición absurda que impide ingresar materiales, para no alterar la salud de los negocios inmobiliarios, llegó del cole y se puso a jugar con su gato, hasta que cayó en un pozo ciego. Quiso rescatarlo. Y se cayó también. De inmediato, su familia llamó al SAME, pero la ambulancia no llegó. Llamó de vuelta, pero la ambulancia no llegó. Y llamó de vuelta, pero la ambulancia no llegó. Recién cuando apareció un patrullero, 40 minutos después, apareció la “atención médica de emergencia”. Hoy, recién, hace un rato, todo era alegría, porque “Gas” había empezado el secundario en el Ingeniero Huergo. Y ahora los peritos se acaban de ir. Dicen que, posiblemente, pudo “morir ahogado”, justo ahí, a sólo 30 metros de la casa donde murió María, a los 5 años, por un incendio que nadie quiso apagar. Ahogado, sí, ahogado en la desidia y la impunidad, asesinos de mierda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *