Pedagogía y territorio: comienzan los regionales de Jóvenes y Memoria

Flyer_regionales-620x340

Entre el martes 14 de junio y el viernes 12 de agosto, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) realizará 19 encuentros regionales en toda la provincia, a los que asistirán más de 20 mil jóvenes. Cada encuentro funcionará como un espacio de participación e intercambio para trabajar, discutir y problematizar los proyectos presentados por escuelas y organizaciones sociales, políticas, y culturales en la XV convocatoria de Jóvenes y Memoria. 15 años de una política pública en educación y derechos humanos. 15 años de compromiso en la construcción de una sociedad más democrática.

 ANDAR en la Provincia

(CPM) Berazategui, San Fernando, Mercedes, La Plata, La Matanza, Quilmes, Chacabuco, Malvinas Argentinas, Mar del Plata, Guaminí, Moreno, Pergamino, Morón, San Martín, Bahía Blanca, Tandil, Lomas de Zamora, Lincoln, Merlo. Serán las sedes de los 19 encuentros regionales que reunirán a 20 mil jóvenes de toda la provincia: compromiso, participación, militancia. La defensa de los derechos humanos como un principio democrático. Cada convocatoria reafirma el valor pedagógico y político del programa de la CPM y consolida la intervención de los jóvenes en sus territorios.

La XV convocatoria del programa se realiza bajo el lema “A 40 años del Golpe. Derechos humanos y democracia” que sigue pensando la dictadura como un tema que, todavía, interpele a los jóvenes. Y al mismo tiempo, un programa que entiende la memoria de ese pasado en estrecha vinculación con el presente: una pedagogía de la memoria como expresión de las luchas colectivas no sólo por la disputa sobre la historia sino también como expresión de las luchas contra las violencias de la actualidad.

En ese marco, los proyectos en esta nueva convocatoria conforman una agenda que se extiende desde investigaciones que recuperan las memorias del terrorismo de Estado y Malvinas hasta temas vinculados con la violencia institucional, las desigualdades socioeconómicas, el derecho a un ambiente digno y la participación política de los jóvenes. 

¿Cuáles son las condiciones de posibilidad para la perpetuación de estas violencias? ¿Cuál es el rol del Estado? ¿Cómo resistimos? Estas preguntas definen los objetivos y desafíos que impone cada tema de investigación. En los próximos meses, hasta el encuentro en Chapadmalal, las escuelas y organizaciones políticas, sociales y culturales buscarán dar respuesta a estas preguntas. Una respuesta que se construye, metodológica y políticamente, en el territorio.

El regional del martes en Berazategui marca el comienzo de una de las etapas más importantes de Jóvenes y Memoria: cada una de esas jornadas servirán como un espacio de encuentro e intercambio, donde los jóvenes puedan compartir sus proyectos y repensar los temas de investigación bajo una doble dimensión: la historicidad de los procesos sociales y las resistencias frente a la vulneración de los derechos humanos. Esa resistencia pensada como algo colectivo y social, como un modo de organización que profundiza la democratización de la sociedad.

Esta definición pedagógica y política del programa reconoce a los jóvenes como sujetos de derechos y comprometidos con la defensa de la democracia, y como actores capaces de intervenir sobre su propia realidad. A este compromiso, los jóvenes suman su creatividad para transformar cada proceso de investigación en una producción final —documentales, obras de teatro, ficciones, murales, músicas, etc.— que se presenta en el encuentro de Chapadmalal pero que, y especialmente, se trata de un trabajo que queda en cada escuela, organización, barrio y comunidad, como una herramienta para disputar en el territorio los sentidos en torno a la memoria y los derechos humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *