Realizaron un “Garrafazo” en el Municipio en reclamo de mejoras en el Programa Hogar

13923777_1204105379651523_3502076705022898835_o

Este miércoles por la tarde, organizaciones sociales y políticas realizaron una movida de protesta en el playón de acceso al Palacio Municipal, en el marco del reclamo de algunos sectores de la ciudad, para poder conseguir las garrafas a los precios de referencia del Programa Hogar, que impulsa el Anses.

La actividad consistió en la entrega de volantes informativos del Programa Hogar, “que reviste gran importancia porque el 25% de la ciudadanía no tiene acceso al gas de red”, explicaron los organizadores de la manifestación, que también contó con una radio abierta, “para generar conciencia en la gente”.

El reclamo tiene que ver con las escasas posibilidades con que cuentan muchos vecinos de conseguir la garrafa al precio de referencia. Solo se pueden comprar en la planta de Amarilla Gas, que rápidamente se “queda sin cupo” y los vecinos que deben pedirla al reparto, o adquirirla en despensas y almacenes, terminan pagando casi el doble.

En ese sentido, hubo una reunión días atrás en el Concejo Deliberante, en la que se analizó la posibilidad de que el Municipio gestione la ubicación de puntos de venta en los distintos barrios, de modo que los vecinos puedan evitarse el costo del flete, que encarece marcadamente el valor final de un elemento fundamental para cientos de hogares.

Nicolás Carrillo, del Movimiento Evita, sostuvo esta tarde que “esta movida tiene origen en la injusticia en Tandil, como en otras ciudades, en la implementación del Programa Hogar, desde el Ministerio de Energía y Anses, con un precio de referencia para las garrafas de $97”.

“En el caso de Tandil, para las distribuidoras, como YPF y las fraccionadoras, que acá es Amarilla Gas, ese precio no existe. El promedio es de $150 en los barrios, es un ajuste para sectores más humildes. Hay un 25% de ciudadanos que no tienen red de gas natural y se requiere la intervención del Estado y que se coloquen puntos de venta con precios acordados. Es algo fundamental para garantizar la salud y la garrafa para las viviendas”, añadió.

Por su parte, Juan Arrizabalaga, de Patria Grande, señaló que “una fraccionadora y una sola empresa, muy cerca una de otra, no sirve como punto de venta. Todos van ahí y no consiguen, compran en definitiva en el comercio del barrio a otro precio. Es un tarifazo a los que menos tienen”.

“Es necesaria una intervención del Estado municipal con una medida ordenadora para las familias que no aceden al gas de red o en lugares donde hay red pero aún no se pudieron conectar”, consideró.

Sostuvo que “la solución concreta es que existan más puntos de venta y que los camiones lleguen a los barrios con un precio de $97 como máximo. Cuando te levantas, lo primero que ves es si tenés o no garrafa y te organiza el día. Es clave para los pibes en invierno. Hay que pararlo, escuchar, y tomar medidas urgentes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *