Los municipales realizaron una “choripaneada” en el Hospital de Niños

media_58241_choris

Con el objetivo de hacer visible el reclamo que llevan adelante en el marco de la puja salarial que mantienen con el gobierno comunal, los trabajadores municipales plegados a las medidas de fuerza que comenzaron esta semana, realizaron ayer una “choripaneada” en la vía pública.

Ayer fue la primera jornada en la que se efectivizó el prolongamiento del paro, que comenzó con dos horas diarias, pero ante la fallida negociación de una segunda oferta salarial del Ejecutivo, se extendió a cuatro horas, entre las 8 y las 12 horas, con varias dependencias adheridas y un alto acatamiento, según las fuentes sindicales consultadas.

El dato llamativo de ayer, fue que el gran número de trabajadores que se nuclean en la zona de los dos hospitales públicos (el Santamarina y el de Niños), cocinaron unos choripanes en la vía pública, frente a uno de los nosocomios, al tiempo que explicaban a pacientes y vecinos las razones del paro de actividades.

Además, en el lugar se colocaron pancartas en las que se explicitaba el reclamo de un 35% de incremento, algo que por el momento está lejos, porque el lunghismo solo ofreció un 15% al sueldo básico hasta junio, $1000 no remunerativos de marzo a junio y una nueva discusión en paritarias, para el segundo semestre, con un piso de 13%.

Mientras degustaban los “choris” y en otros sectores del municipio, otros empleados también replicaban sus protestas con cese de actividades, pancartas y quemas de goma (como en la zona del Cementerio), los trabajadores advirtieron que seguirán firmes en su postura de reclamar el 35% “y un 4% más sobre la antigüedad”, al tiempo que ratificaron que la última oferta elevada hasta ahora por los funcionarios del Ejecutivo, “es insuficiente”.

Con estas medidas “queremos demostrar el descontento que tenemos con la propuesta del Ejecutivo”, explicó una delegada del sector hospitalario.

Fuentes sindicales insisten en que el nivel de acatamiento a la medida es muy alto y que la situación puede agudizarse si no se avanza en la negociación salarial.

Los trabajadores insisten en el reclamo de “un salario que cubra al menos las necesidades básicas de una persona y su familia determinada por el valor de la canasta básica”.

Aseguran que “los ciudadanos de Tandil entienden la medida cuando se les explicamos los motivos y la mayoría nos apoya”.

Fuente: La Voz de Tandil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *