Tras una protesta, la Uocra logró la reincorporación de obreros despedidos en el Desarrollo Urbanístico. 

res_PROCREAR

En la mañana de ayer, el secretario general de la Unión Obrera de la Construcción, Daniel Sagrera, encabezó una protesta en el Desarrollo Urbanístico del Procrear del barrio de Villa Italia Norte, en el que se levantan 628 viviendas. En la oportunidad, exigió a los responsables del Banco Hipotecario y de la firma Eleprint, la inmediata reincorporación de treinta trabajadores que realizaban tareas para esa contratista y fueron despedidos este martes.

Finalmente, el reclamo fue escuchado y los obreros volvieron a sus puestos de trabajo.

En principio, la propuesta de los representantes de la empresa fue reincorporar a la mitad de los trabajadores que habían sido desvinculados, pero fue rechazada en el marco de una asamblea. Tras varias conversaciones, pasado el mediodía se logró la reincorporación total de los empleados, al menos hasta el próximo 15 de abril.

Lo cierto es que esta decisión de Eleprint se contrapuso con el reciente compromiso asumido públicamente en su visita a la ciudad por el director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso, quien afirmó que la prioridad era culminar este proyecto hacia fines de este año.

Lógicamente, ese anuncio reavivó la ilusión de las familias que fueron sorteadas y que están esperando poder cumplir el sueño de tener su casa propia. En esa misma sintonía, el propio jefe de la Regional, Mariano Pereyra Iraola, lo confirmó al decir que lo único firme en cuanto al futuro del plan nacional en Tandil es la finalización del Desarrollo Urbanístico, lo que decepcionó a los beneficiarios de la línea compra de terreno más construcción, nucleados en la Comisión Procrear de Tandil, quienes cercioraron lo que sospechaban, que no fueron comprados los 256 lotes aledaños al predio de Villa Italia Norte, que iban a ser puestos a disposición del programa.

La protesta

Ayer, la protesta comenzó en las primeras horas de la mañana. Allí, el secretario de la Uocra en Tandil manifestó que ya se habían reunido en asamblea con los obreros a raíz de que el miércoles pasado Eleprint decidió despedir a veinte trabajadores y el martes a treinta más. “Desde el 4 de enero, que había 266 obreros, quedan 46”, advirtió Sagrera.

“La empresa dice que hay trabajo que ellos no pueden seguir haciendo porque no pueden certificar. Ahora está haciendo dos modelos de casas porque han tenido un problema de filtración y demás, entonces tienen algunos problemas técnicos que la firma tendrá que resolver con el banco”, señaló.

“La situación está muy complicada”

En medio de esta situación, Sagrera criticó que “siempre los platos rotos los tienen que pagar los trabajadores. Hay mucho trabajo para hacer todavía, la empresa debe llevar alrededor de un 70 por ciento de la obra y supuestamente lo que dice es que está avocada a dos casas que está haciendo de muestra para ver si no hay filtración y demás y poder seguir así con las que restan finalizar”.

Mientras tanto, remarcó que “van dejando trabajadores en la calle”. Lo que hasta el martes le informaron al gremio –insistió el dirigente gremial- es que “el miércoles 20 despidieron y hay treinta trabajadores más despedidos. Entonces, la situación es muy complicada”.

“Falta mucho por hacer”

Respecto a los plazos establecidos para la finalización de las 628 viviendas, ratificó que “falta mucho” y recordó que “el plazo real era un año y dos meses, y lleva dos años de trabajo”, pero aclaró que “no es un problema del trabajador. Ellos vienen a trabajar, es más, todos los que hoy están trabajando vienen y cumplen”.

Pese al reclamo alzado ayer, subrayó que “no estamos hablando de que la empresa no haya cumplido, cumplió siempre con las quincenas, liquidaciones y todo. Hoy estamos viendo que estamos perdiendo fuentes de trabajo cuando todavía queda mucho por hacer. Por lo tanto, la situación es distinta”.

En el marco de la manifestación, reiteró entonces que exigían la reincorporación de los últimos treinta obreros despedidos, ya que los veinte que anteriormente habían sido también desvinculados fueron “reubicados” en otras obras.

El acuerdo

Finalmente, Sagrera confirmó que pasado el mediodía habían recibido un llamado de la empresa para confirmarles que, al menos hasta el 15 de abril, no se despedirá a nadie más y que los treinta trabajadores que habían sido desvinculados iban a ser incorporados nuevamente.

“Eleprint debería terminar en alrededor de una semana estas dos casas que tiene a prueba y en esos días, hasta el 15 de abril, se tendrán que reunir la gente del banco y la firma, y acordar el arreglo que tengan que hacer para poder seguir con el resto de las casas, que seguramente lo van a arreglar. De ahí en más seguirá trabajando la gente y seguramente tendrá que emplear a más trabajadores también”, culminó u

La situación del sector

Consultado por la realidad actual del sector, confirmó que “la realidad hoy es otra. No es como el año pasado o el anterior, en los que había mucho trabajo y salían de una obra y entraban a otra”.

Señaló así que si bien Tandil es “atípico”, hoy también se nota la baja en el nivel de construcción. Contó que “los corralones no están entregando como debían entregar algunos materiales, como el hierro y las chapas. Se fueron todos los materiales a las nubes. Entonces, hay gente que está especulando, a ver si van a bajar o subir todos los costos y todo eso lleva a perder mano de obra”.

A nivel nacional señaló que “la Uocra debe haber perdido entre 80 y 90 mil puestos de trabajo. Lamentablemente hoy no hay licitaciones de obras públicas y demás, no tenemos esperanza de que salga ya trabajo para la gente que se está quedando sin trabajo” u

Fuente: El Eco de Tandil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *