Se archivó la causa por los desalojos en Villa Cordobita

20150319scan

¿Era necesario que un intento frustrado de desalojo y sus consecuencias lograsen un fuerte impacto mediático para que la justicia arribe, acceda, a todos los elementos necesarios para abordar un tema? El interrogante tiene una respuesta que puede inquietar. (19/3/2015 – ABCHoy)

Luis Piotti, fiscal, resolvió este 13 de marzo que la causa por los desalojos en Villa Cordobita (octubre del año pasado) pase a archivo, “atento a que no existen elementos suficientes que acrediten la materialidad ilícita en el hecho denunciado”.

Es decir, antes, para ordenar el desalojo, la justicia tuvo la certeza de que había un delito. Ahora no.

“(…) Las últimas probanzas recogidas resultan totalmente contrastantes con las declaraciones primigenias, al ser contestes entre sí en manifestarse sobre el estado de evidente abandono y falta de cuidado de los lotes, con pastizales y chircas, e incluso dejando más que dudas sobre la relativa relevancia funcional de los alambres de cerco, aún para el caso en que éstos verdaderamente existieran”, explica Piotti en su reciente determinación.

Con últimas pruebas el fiscal se refiere a los testimonios aportados por el grupo de vecinos liderados por Griselda Altamirano y algunas fotografías.

“La duda -sigue- insuperable acerca de la materialidad delictual que produce esta contradicción encuentra mayor sustento aún al cotejar hoy los dichos de estos testigos con las fotografías agregadas (…), dejando latente la real posibilidad de que las personas que ejercieran la ocupación que aquí se analiza, hayan tenido a su frente terrenos que se les presentaran como abandonados o en ausencia de un ocupante cierto que gozara actual y efectivamente de una posesión”.

De esta manera, Piotti determinó que se disponga el archivo de la IPP en cuestión y que las actuaciones pasen al Juzgado de Garantías Nº 2 del Departamento Judicial de Azul.

Griselda Altamirano consideró que lo que hace el fiscal es decir que no puede determinar si hay un delito de usurpación y que al derecho civil le corresponde indicar quién tiene la posesión.

“Esto demuestra que nunca hubo cerco, que no conocíamos a Campos (quien pidió el desalojo), jamás cuidó los terrenos, en definitiva, que era una sierra virgen y que la ocupación de estas familias fue en forma pacífica”, contó al móvil de “Radio Tandil” (AM 1140)

“También deja en evidencia que es una causa armada, porque los testimoniales de quienes impulsaron esta causa, entre los que están Zulma Ferreyra (funcionario municipal) y Gabriel Occhi (abogado que se desempeña en la Defensoría Oficial de Tandil), prácticamente todos dicen lo mismo”, agregó.

Luego, continuó: “La movilización social y popular nos permitía ganar tiempo, pero el único abogado en Tandil que no le tuvo miedo a López Santoro ni a los funcionarios municipales, que decía que se podía ganar el caso a pesar de que tenía sentencia de Cámara, fue Ariel Pellegrino”.

Además, Altamirano habló del triunfo político de todos los vecinos de Villa Cordobita que “le pusieron el cuerpo para que no desalojaran a todas estas familias”.

Lo que viene

“Ahora vamos a iniciar una denuncia por falso testimonio contra Gabriel Occhi, Zulma Ferreyra (de Theill), su marido, Baltazar García, Roberto Melillo y el abogado López Santoro, porque es el que los asesora para cometer el ilícito, López Santoro sigue cometiendo delitos, camina impunemente y el Colegio de Abogados no le suspende la matrícula”, aseguró la también integrante de la Corriente Clasista y Combativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *