Vecinos de La Blanqueada exigen respuestas ante la falta de agua

Vecinos de La Blanqueada exigen que les brinden soluciones para la problemática de la falta de agua, que padecen hace años y que se agrava cuando llega el verano. Andrea Fernández vive en la calle Primera Junta y contó que “generalmente cortan el agua temprano y te dejan todo el día sin agua, y capaz que vuelve a las 2 de la mañana. A veces no vuelve”. (Por el Eco de Tandil)

“No nos dan una explicación. Vivo hace 5 años acá, pero el problema puntual comenzó hace 2 años. Nos sentimos abandonados”, confió.

En tanto, Amparo Patiño, contó que “tengo el mismo inconveniente en la calle Langueyú al 1400. Se me corta el agua hasta las 3 de la mañana, viene un rato, y a las 5 ya no hay agua. Tengo tanque, que trato de que se llene, pero a veces no se llena y me tengo que limitar. Siempre tengo que estar calculando para que no se me termine el agua”.

A su turno, Analía Valinotti, que vive en Bereterbide al 1300, expuso que “cuando hace mucho calor, a las 14 se corta y vuelve recién a las 23. He estado hasta dos días sin agua”.

“Nosotros tenemos tanque de agua, pero muchos no lo tienen, con el tanque más o menos te arreglás, pero lavando y haciendo el resto de las cosas de la casa se acaba muy rápido”, aseguró en diálogo con El Eco de Tandil.

Por su lado, Marcela Catenacci explicó que “la mayor parte del barrio La Blanqueada tenemos este problema, son ocho manzanas, nosotros tenemos tanque y somos uno de los pocos que tenemos bombeador, y por eso podemos sostener esta situación”.

Otro frentista, Omar Vicente, quien está construyendo una serie de departamentos sobre la calle De Pietri al 100, afirmó que en esa cuadra directamente no hay agua, lo cual le imposibilitará habilitar las unidades habitacionales.

“Esta es la parte más alta del barrio, por eso hace seis meses que no hay ni una gota de agua. Estamos a punto de terminar una construcción, y sin agua no se puede habilitar nada. No nos dan solución, nos pelotean. Cuando yo fui a hacer el reclamo con los planos de los departamentos se rieron en mi casa y me dijeron de acá a 30 años van a tener una solución”, cuestionó.

Y recalcó que “desde el año 2004, cuando se hizo la cañería, a la actualidad hay el ciento por ciento más de casas. Hay una cañería enterrada de 60 milímetros y la presión no llega hasta acá”.

“No le pueden dar final de obra a una casa empezada que no va a tener agua, yo acá tengo un proyecto de diez casas pero no llega ni una gota de agua. Hace seis meses que estoy pagando el agua de gusto porque ni se mueve el medidor”, lamentó.

Y afirmó que han presentado notas firmadas por los vecinos al Municipio, al Concejo Deliberante y a la Gobernación pero nunca obtuvieron una respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *